CUANDO PRIMAN MÁS LOS BENEFICIOS ECONÓMICOS QUE LA CALIDAD DE LO QUE SE OFRECE, OCURREN COSAS COMMO ESTAS Y OTRAS SEÑORES.

La empresa de los gorgojos, presente en hospitales de Castilla y León
El bochornoso caso de los gorgojos, ese aderezo de larvas encontrado en la sopa de media docena de comedores escolares, no solo ha sobresaltado al consejero de Educación, Juan José Mateos, quién, tras abrir la correspondiente investigación, tendrá que comparecer y dar explicaciones en las Cortes Regionales.
Aparentemente ajeno al episodio, también ha acongojado lo suyo al consejero de Sanidad, Antonio Sáez. Y no porque ninguno de los escolares precisara atención sanitaria a causa de tan nauseabundo episodio, algo que por fortuna no ha sucedido. La “congoja” de Sáez ha sido al conocer que la empresa encargada de servir los menús escolares, Serunión, es la misma que se ocupa del servicio de restauración y hostelería al menos en dos hospitales de la comunidad: el Clínico de Valladolid y el nuevo Hospital de Burgos. Imagínense que los gorgojos hubieran aparecido en el menú servido a los pacientes ingresados en ellos…
Lo del servicio de restauración del hospital burgalés hay que echarlo de comer aparte, ya que, a diferencia del Clínico de Valladolid, no se trata de una concesión directa del SACYL, sino de una subcontrata realizada por Eficanza, la empresa que se adjudicó el astronómico contrato para la construcción y explotación de servicios de dicho centro hospitalario. De resultas de ello, más de la tercera parte de los 21,89 euros que abona el SACYL por el menú diario de cada paciente hospitalizado va directamente a la cuenta de resultados de Eficanza, que tiene subcontratado el servicio con Serunión por el precio de 14 euros. Un negocio completamente redondo.
Los sindicatos independientes SIS y CSIF vienen denunciando hace tiempo la pérdida de calidad de los menús servidos a los pacientes y la insuficiente plantilla de que dispone Serunion para atender el servicio. Según dichos sindicatos, Eficanza se embolsa anualmente alrededor de 1,5 millones de euros de beneficio por cuenta de esa subcontratación tan manifiestamente lesiva para el ciudadano. Y todavía hay que oír al consejero Sáez defender las excelencias del infumable modelo de gestión que rige para el faraónico hospital burgalés…

Publicado en el Blog de Pedro Vicente

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entradas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s