Realidades Paralelas

Un blog de Patricia Carro

Menú

Imagen

Sanidad Pública, Sí

Imagen

Siempre había oído hablar a mis compañeros de profesión, como si de una leyenda se tratase, de las multitudinarias manifestaciones que, no hace tantos años, recorrieron las calles de Burgos pidiendo la construcción de un nuevo hospital, que sustituyese al ya amortizado General Yagüe. Por ese motivo, les voy a ser sincera, esperaba la convocatoria de la Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos con gran interés. Mucho más después de escuchar, de primera mano, cómo el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, y el gerente del HUBU, José María Ortiz de Valdivielso, aseguran que los burgaleses están satisfechos con el nuevo centro.

Cerca de 10.000 ciudadanos recorrieron en la tarde-noche de ayer las calles de la ciudad, una manifestación multitudinaria, en la que la cola tardó hora y media en llegar al destino, la Delegación Territorial de la Junta, y donde se pudo ver tanto a profesionales sanitarios como a ciudadanos de a pie, de todas las edades y condiciones. La cifra no viene de la organización, para nada, es un dato oficial, así que a nadie se le ocurra decir que es interesado o manipulado. Los burgaleses han vuelto a tomar las calles para pedir un hospital público.

Ya sé lo que muchos pensarán: el HUBU es ya un hospital público. Pues, fíjense, sí y no. La atención sanitaria está en manos de los profesionales médicos y enfermeros que, a su vez, dependen de la Junta de Castilla y León, pero la gestión del HUBU, los servicios externalizados, el propio edificio…, todo depende de la concesionaria, Eficanza, una empresa que, como es lógico, busca el beneficio económico. Y eso acaba afectando, de diferentes modos, a la asistencia que se presta en el propio centro y, por extensión, a todo el sistema sanitario.

Aseguran desde la Consejería de Sanidad que el coste anual del HUBU es similar al de otros centros de la comunidad, puesto que el canon incluye el pago de la obra más los servicios externalizados (mantenimiento, hostelería…), que también lo están en otros hospitales regionales. Sin embargo, el canon se ha incrementado considerablemente, pasando de los 30 millones iniciales a los 70 de la última anualidad, y la concesionaria aún no está satisfecha con lo que se le paga, por ejemplo en luz o en compensación por el desvío en equipamiento, y pide un incremento, recurso contencioso-administrativo mediante.

Por mucho que nos digan que no es así, a nadie se le escapa que este canon pende, como la espada de Damocles, sobre Sanidad. Son muchos millones al año que hay que pagar sí o sí, y nadie puede asegurarnos que no tengan consecuencias negativas en los presupuestos autonómicos, en lo que se refiere a inversiones, ampliación de plantillas o partidas destinadas a atención sanitaria. Es lógico que muchos vean en el canon del HUBU la razón de una reorganización en Atención Primaria, que quita profesionales del medio rural para mandarlos al urbano, en lugar de ampliar las plantillas.

Pero, al margen de esta cuestión, lo que también preocupa, y mucho, a los ciudadanos es que el dinero que se le está pagando a Eficanza proviene de las arcas regionales, es decir, es dinero de todos que va a beneficiar a una empresa privada. La externalización de servicios como el mantenimiento o la hostelería, por mucho que se haga también en otros hospitales e, incluso, en otros servicios públicos (véase los comedores escolares), no quiere decir que sea el mejor modelo. De hecho, la experiencia nos dice que no lo es.

Con los comedores escolares ha habido numerosos problemas (menús no ajustados a las necesidades de los niños, escasos en comida, poco variados, tendentes al congelado…), y en el Hospital Universitario de Burgos el servicio de hostelería está teniendo sus más y sus menos. Al margen de la calidad de los alimentos, lo que está claro es que la doble externalización está reportando grandes beneficios a Eficanza. Reciben una partida “estandarizada” de la Junta para cubrir el servicio, lo contratan con otra empresa, por un precio más bajo, y la diferencia se la quedan ellos, sólo por la gestión.

Nadie mira si, para ajustarse a ese presupuesto más reducido, hay que prescindir de personal, empeorar sus condiciones laborales o mermar la calidad de las comidas. A la concesionaria le da lo mismo y la Junta, que debería estar pendiente de los servicios complementarios, tan importantes como la atención sanitaria, pues mira para otro lado. Nos podrá costar lo mismo que si lo hiciésemos desde la administración pública (aunque déjenme que lo dude), pero seguro que hemos perdido en calidad.

Y no es que yo me crea todo lo que dicen desde sindicatos o plataformas reivindicativas; para nada. Son muchos los años en esta profesión para saber que entre el blanco y el negro hay una gran gama de grises, que suele estar mucho más próxima a la realidad. Pero una también habla con usuarios y profesionales, y cuando te dicen que falta personal (como en Anestesia), se doblan los turnos (como las enfermeras) o se cuenta con personal y equipamiento pero no se ponen los medios ni la organización para evitar listas de espera, externalizaciones o conciertos (como resonancia), pues tiendes a dudar de las bondades del HUBU.

Profesionales excelentes, seguro; equipamiento de última tecnología, sin duda; la mejor voluntad y disposición del personal; convencida. Ahora falta que toda la gestión dependa de la administración pública; que ninguna empresa busque hacer negocio con la sanidad; que se invierta el dinero en plantilla en lugar de en externalizaciones; y, en definitiva, que se apueste desde los gobiernos por una atención sanitaria pública y de calidad, sin conciertos, privatizaciones, copagos y milongas del estilo “tienen que olvidarse del Estado del Bienestar porque no es sostenible”, mientra algunos se llenan los bolsillos con dinero de todos, de ese que ponemos en impuestos la clase trabajadora.

Así que, señores de la Junta de Castilla y León, asuman que muchos burgaleses (al menos los 10.000 que salieron ayer a la calle) no están contentos con el funcionamiento del HUBU, y convencidos de que en manos públicas funcionaría todo mejor. No se escuden en las ‘mayorías silenciosas’ que tanto gustan últimamente, y reconozcan que el modelo escogido no fue un acierto. Reconozcánlo de palabra, puesto que con hechos ya lo han reconocido: Valladolid lo construyó directamente la Junta, Burgos fue una concesión y Palencia volverá a la fórmula pública.

Busquen una solución, que seguro que la hay, y apuesten por los servicios públicos de verdad. Si no, vayan acostumbrándose a ver ciudadanos recorriendo las calles, no sólo de Burgos, sino de otras localidades (en el Bierzo salieron el miércoles más de 5.000 personas reclamando que no se cierren camas en verano, al igual que se va a hacer en HUBU, por cierto). La gente está cansada de pagar el pato de la crisis, de que se les pida sacrificios, de ver cómo todo lo que se ha conseguido con el esfuerzo de muchos se pierde de la noche a la mañana, aprovechando la coyuntura económica para hacerlo.

El hartazgo es generalizado, y las pasadas elecciones europeas han sido una gran muestra de ello. Reaccionen porque, de lo contrario, los ciudadanos están dispuestos a hacerles reaccionar, y no les va a gustar nada el modo en el que lo van a hacer. Será pacífico, por supuesto, porque, si no, pierde legitimidad, pero no piensen ni por un momento que van a poder quedarse sentados en sus cómodos puestos políticos. La ciudadanía ha empezado a darse cuenta de que tiene poder, de hecho, la democracia es el poder del pueblo, y parece más dispuesta que nunca a ejercerlo. El que avisa no es traidor.

Publicado el 13/06/2014 | Categoría: Sin categoría por Patricia Carro.

 Fuente: b burgosconecta.es

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Entradas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s